EL FABULOSO BARCO FLUVIAL PDF

Zulusho A activation email has been sent to you. La noticia que V. For example, at loot. We never store sensitive information about our customers in cookies. Sometimes, we also use a cookie to keep track of your trolley contents. Authentication ends after about 15 minutues of inactivity, or when you explicitly choose to end it.

Author:Grotilar Jushakar
Country:Cyprus
Language:English (Spanish)
Genre:Sex
Published (Last):11 March 2018
Pages:45
PDF File Size:11.16 Mb
ePub File Size:4.79 Mb
ISBN:989-7-30129-456-8
Downloads:89828
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakajas



No puedo decir que haya sido un sueo reparador. Con el telescopio bajo el brazo, aspir el humo de un largo puro verde mientras paseaba por la cubierta de popa del Dreyrugr, el Ensangrentado.

Ari Grimolfsson, el timonel, no comprenda el ingls, y lanz una mirada sombra a Clemens. Clemens tradujo sus palabras a un deficiente noruego antiguo. El timonel no por eso dej de mirarle sombramente. Clemens le maldijo en ingls, llamndole necio brbaro. Clemens haba practicado durante tres aos, noche y da, noruego del siglo X. Y slo poda hacerse entender a medias por la mayora de los hombres y mujeres del Dreyrugr.

Empec ro abajo, en una balsa. Y ahora estoy en este estpido barco vikingo, ro arriba. Qu vendr despus? Cundo conseguir realizar mi sueo? Manteniendo la parte superior de su brazo izquierdo pegada al cuerpo para que no se le cayese el precioso telescopio, golpe con su puo derecho la palma abierta de la mano izquierda.

Necesito hierro! Pero, dnde hay hierro en este planeta tan pobre en metales y tan rico en gente? Tiene que haber hierro! De dnde procede el hacha de Erik, si no? Y cunto habr? Puede que no. Posiblemente haya slo un meteorito muy pequeo. Aunque quiz alcance para lo que yo quiero. Pero, dnde estar, Dios mo? El Ro puede tener veinte millones de kilmetros de largo.

Y el hierro, si es que lo hay, puede estar al otro extremo. Tiene que estar en algn sitio no muy lejos de aqu, en un radio de unos ciento cincuenta kilmetros. Aunque bien es verdad que podemos estar navegando en direccin contraria. La ignorancia es madre de la histeria.

O ser al revs? Enfoc el telescopio hacia la orilla izquierda y maldijo de nuevo. Sus peticiones de aproximar el barco a una distancia de la ribera desde la que pudiesen verse ms claramente las caras haban sido rechazadas.

Erik Hachasangrienta, rey de la flota noruega, dijo que aqul era territorio hostil. Hasta que la flota saliera de l, navegaran por el centro del Ro. Eran tres navos iguales, y el Dreyrugr era la nao capitana. Tena veinticuatro metros de longitud y haba sido construida bsicamente con bamb. Pareca un "barco dragn" vikingo. Su casco era bajo y alargado, tena un mascarn de proa de roble tallado en forma de cabeza de dragn, y una popa aguda y curvada.

Pero tena tambin una cubierta de proa y otra de popa elevadas que se extendan lateralmente en voladizo sobre el agua. Los dos mstiles de bamb tenan aparejos de velas uricas. Las velas eran membranas finas pero duras y flexibles hechas de tripas de peces "dragones" de los que vivan en las profundidades del Ro.

Haba en la popa un timn controlado mediante una rueda. Los escudos redondos de cuero y roble de la tripulacin colgaban en los laterales; los grandes remos estaban apilados en bastidores.

El Dreyrugr navegaba a contraviento, zigzagueando, maniobrando de un modo que los hombres del norte desconocan cuando vivan en la Tierra.

Los hombres y mujeres de la tripulacin que no andaban manejando cabos y sogas, estaban sentados en los bancos de los remeros hablando y jugando a los dados y al poker. De bajo la cubierta de popa surgan gritos exaltados, maldiciones y, de vez en cuando, un desmayado clic. Hachasangrienta y su guardaespaldas jugaban al billar. A Clemens le pona muy nervioso que jugasen al billar en aquellos momentos.

Hachasangrienta saba que unos cinco kilmetros ro arriba estaban disponiendo barcos para interceptarlos, y que tras ellos, en ambas orillas, estaban disponiendo tambin navos para salir en su persecucin.

Y, sin embargo, el rey pretenda estar muy tranquilo. Quiz estuviese de veras tan calmado como lo estaba Drake, supuestamente, antes de la batalla contra la Armada Invencible. En un ro de poco ms de dos kilmetros de ancho hay poco espacio para maniobrar. Y no va a venir a ayudarnos ninguna tormenta.

Recorri la ribera con el telescopio, como lo haba venido haciendo desde que la flota zarpara, tres aos atrs. Era un hombre de estatura media y cabeza grande, lo que haca que sus hombros, no demasiado anchos, lo pareciesen an menos. Tena ojos azules, cejas tupidas y nariz romana, y el pelo largo y de un castao rojizo. En su rostro faltaba el bigote que tan caracterstico haba sido en l durante su vida en la Tierra los hombres haban sido resucitados sin pelo en la cara.

Su pecho era una fronda de rizado vello castao rojizo que le llegaba hasta el cuello. Vesta slo una toalla blanca hasta la rodilla fijada a la cintura con un cinturn de cuero, del que pendan sus armas y la funda del telescopio, y las zapatillas tambin de cuero. Tena la piel tostada por el sol ecuatorial. Apart el telescopio del ojo para mirar a los barcos enemigos que les seguan a kilmetro y medio de distancia.

Al hacerlo, vio relampaguear algo en el cielo. Era una mancha blanca como un alfanje, que apareci de pronto como desenvainada del azul. Se hundi hacia abajo y luego desapareci tras los montes.

Sam estaba sorprendido. Haba visto algunos pequeos meteoritos en el cielo, de noche, pero nunca uno grande Sin embargo, este gigante que apareca de da le deslumbr y dej una imagen flotando ante sus ojos durante un segundo o dos despus de desaparecer.

La imagen se desvaneci, y Sam se olvid del meteorito. Escudri de nuevo la ribera con su telescopio. Aquella parte del Ro haba sido normal. A ambas orillas de la corriente de unos dos kilmetros de ancho se extendan herbosas planicies de anchura similar a la del ro.

En ellas, a un kilmetro y medio de separacin, haba grandes estructuras de piedra en forma de hongo, las piedras de cilindros. Haba pocos rboles en las llanuras, pero las laderas de los montes estaban cuajadas de pinos, robles, tejos y rboles de hierro. Estos ltimos eran rboles de unos trescientos metros de altura, corteza gris, enormes hojas en forma de orejas de elefante, centenares de ramas gruesas y nudosas, races tan profundas y madera tan dura que era imposible cortarlos, quemarlos o desarraigarlos.

Sobre las ramas crecan enredaderas con grandes flores de brillante colorido. Haba kilmetro y medio o dos kilmetros de laderas, y luego surgan bruscamente montes pelados, que alcanzaban los y metros y que eran inaccesibles a partir de los La zona por la que navegaban los tres barcos noruegos estaba habitada principalmente por alemanes de principios del siglo xix.

Exista el diez por ciento habitual de individuos de otras zonas y lugares de la Tierra. En este caso la formaban persas del siglo I. Y exista tambin el ubicuo uno por ciento de individuos aparentemente elegidos al azar, de diversas pocas y lugares. El telescopio recorra las cabaas de bamb y las caras de los ribereos.

Los hombres vestan slo toallas. Las mujeres llevaban faldas cortas como toallas y ropas ms finas sobre el pecho. Haba muchas reunidas en la ribera, al parecer para contemplar la batalla. Llevaban lanzas de punta de pedernal y arcos y flechas, pero no parecan preparadas para la batalla.

De pronto, Clemens solt un gruido y fij el telescopio en la cara de un hombre. A aquella distancia, y dado el reducido alcance del instrumento, no poda ver claramente los rasgos de aquel individuo.

Pero perciba algo familiar en aquel rostro moreno. Haba visto antes aquella cara? De pronto cay en la cuenta. Aquel sujeto se pareca mucho al famoso explorador ingls Sir Richard Burton, del que haba visto fotografas en la Tierra. Ms que nada haba algo en aquel sujeto que le haca recordarlo. Clemens suspir y pas a fijar el telescopio en otras caras cuando el barco le hizo perder en su avance al supuesto Richard Burton.

Jams sabra la autntica identidad de aquel hombre. Le hubiese gustado desembarcar y hablar con l, saber realmente si era Burton. En sus veinte aos de vida en aquel planeta ro, entre los millones de rostros que haba visto, Clemens no haba encontrado a nadie al que hubiese conocido en la Tierra.

A Burton no lo haba conocido personalmente, pero estaba seguro de que Burton habra odo hablar de l. Aquel hombre, si es que era Burton, sera un lazo, aunque leve, con la Tierra muerta. Pero, entonces, apareci en el crculo del telescopio una figura borrosa y lejana. Clemens grit, sin poder creer lo que vea: -Livy! Oh, Dios mo! Era indudable.

ASUS A7V333 MANUAL PDF

Farmer Philip J - Mundo Rio 2 El Fabuloso Barco Fluvial

.

JAVASCRIPT WEB APPLICATIONS ALEX MACCAW PDF

EL FABULOSO BARCO FLUVIAL PDF

.

BEHRINGER BTR2000 MANUAL PDF

EL FABULOSO BARCO FLUVIAL

.

THE WORLD BOOK OF HAPPINESS LEO BORMANS PDF

El fabuloso barco fluvial

.

Related Articles